viernes, 7 de septiembre de 2007

El circulo del 99

Hoy les dejo un cuento, extraido de "Recuentos para Demián", dice mas o menos asi y lo dejo abierto a interpretaciones, que tengan una excelente semana:

Habia una vez un rey muy poderoso que tenia acceso a cualquier cosa que se le pudiera ocurrir, mujeres, armas, tierras, comida, dinero, viajes, practicamente el mundo, sin embargo el rey siendo tan poderoso como era, no era feliz.

Lo peor del caso es que su sirviente era particularmente feliz, siempre alegre, silbando alguna canción, de buen humor, simplemente fascinado con la vida.

Una mañana el rey despertó y se dio cuenta que tendría un mal día, en eso su sirviente entra para servirle el café de la mañana, peculiarmente contento.

-Dime tu secreto - gruño el rey.
-¿Perdón?.
-Que me digas tu secreto, ¿como hacer para estar feliz todo el tiempo?.
- Lo siento su majestad pero no hay ningún secreto - Dijo el sirviente.
-No mientas, he mandado cortar cabezas por ofensas menores.
- Se lo juro su majestad, no hay ningún secreto, además no tengo ningún motivo para estar triste, tengo un buen trabajo, la corte de su majestad alimenta, da vivienda y viste a mi familia y a mi y a veces su majestad me premia con algunas monedas; ¿por que iba a estar triste?.

Eres un sirviente y le dices buen trabajo, te alimentas de sobras, vives en un cuchitril, usas harapos por ropa y te sientes satisfecho, debes tener un secreto. - Pensó el rey.

-Esta bien puedes irte.

El sirviente salio de la habitación haciendo una reverencia y se dispuso a hacer sus tareas, el rey insatisfecho mando llamar al mas grande sus sabios.

- En que puedo ayudarle su majestad. - Pregunto el sabio.
-Yo siento tan rico y poderoso, teniendo acceso a todo lo que desee, no soy feliz mientras que mi sirviente, siendo un sirviente es mucho mas feliz que yo, ¿por que pasa eso?.
- Lo que pasa su majestad es que el sirviente esta fuera del circulo.
- ¿Y solo por estar fuera del circulo es feliz?
-Así es.
- ¿Como salgo del circulo?.
-No se puede majestad.
-¿Y como hizo el para escaparse?-
-Simplemente no entro-
-No entiendo esto del circulo, ¿Como es?.
-¿Estas dispuesto a perder a un buen sirviente solo para entender la estructura del circulo?.
-Si.
-Muy bien, entonces nos veremos por la noche, solo necesita llevar 99 monedas de oro, ni una mas, ni una menos. -¿Llevo a los guardias por si acaso?.
-Solo las monedas.
-Hasta la noche entonces.
-Hasta la noche.

Una vez entrada la noche, el rey y el sabio fueron a la casa del sirviente, el rey llevaba consigo una bolsa de cuero con las 99 monedas dentro, el sabio puso una nota con el mensaje:

ESTE ES TU PREMIO POR SER TAN BUENA PERSONA, DISFRUTALO.

Casi al amanecer coloco la bolsa con la nota en frente de la casa del sirviente, toco la puerta y se escondió en unos matorrales junto con el rey, el sirviente abre la puerta toma la bolsa y entra a su casa, el sabio y el rey espiaban por la ventana.

El sirviente leyó la nota sin tener la mas mínima idea de que podía ser ese misterioso paquete, metió la mano y sintió el metal frió, saco una moneda y ahí estaba, una reluciente moneda de oro brillando solamente para el, emocionado, tira todas las cosas que estaban en la mesa y vacío el contenido de la bolsa, antes de esa noche en su vida había visto una moneda de oro y ahora, ahora tenia toda una montaña de esas monedas solo para el, las arrojo en el aire, las tocaba una y otra vez, empezó a hacer columnas con las monedas mientras contaba: uno, dos, tres, cuatro, cinco, seis, siete, ocho, nueve, diez. Y así sucesivamente hasta que llego a la ultima columna, solo había nueve monedas, solo nueve y lo veían como si estuvieran burlándose de el. El sirviente las contó una y otra vez, cuando confirmo que eran 99 monedas el sirviente empezó a buscar la moneda numero 100 por todos lados debajo de la mesa, en la bolsa de cuero, se fijo en la puerta para ver si no estaba fuera, 99 monedas de oro no podían ser su recompensa, 99 no es un numero completo 100 si lo es, ¿como se atreverian a premiarme con 99 monedas?- Pensó el sirviente.

Cuando se canso de buscar guardo el resto de las monedas en la bolsa y la escondió entre la madera:

-¡Malditos, me han robado!. ¡Alguien me robo una moneda de oro!.

Sobre la mesa y en voz alta empezo a hacer calculos:

-Si consigo otro trabajo por las tardes estaria persibiendo doble sueldo, al fin y al cabo termino mis ocupaciones en palacio a las 4, con 100 monedas de oro un hombre es rico, con 99 no, 100 monedas de oro es un tesoro, 99 no, si consigo otro trabajo podre comprar mi ultima moneda de oro en 12 años...

12 años es mucho tiempo.

-Quizas si le pido a mi mujer que consiga un trabajo temporalmente y sigue consiguiendo un dinero extra lavando ropa para los demas quizas podria comprar la ultima moneda de oro en 7 años...

7 años es mucho tiempo.

-Si consigo mi segundo trabajo, mi esposa trabaja y empiezo a vender la comida que nos dan en el palacio seria un dinero extra, de hecho, ¿para que las ropas?, ¿para que comer tanto?, vender, vender, vender, con todo esto podria conseguir la moneda en aproximadamente 4 años...

El sirviente habia entrado en el circulo, el sabio y el rey regresaron al castillo y pasaron algunos meses. El rey despierta por la mañana y entra el sirviente de muy mal humor.

-¿Que te pasa?-pregunto el rey-Hace apenas unos meses era muy alegre y siempre silvabas una cancion.

-Cumplo con mis deberes ¿no? ¿o su majestad desea que aparte de su sirviente tambien sea su bufon?. Al poco tiempo el rey despidio al sirviente, a nadie le gusta tener servidumbre de tan mal humor.

2 comentarios:

Barbara janet dijo...

Hola ivan, ps aki me tienes dejando mi opinion hacerka de lo q escribiste, la vdd, me gusto mucho, no c de donde sakas tantas kosas, pero me alegro q t explaies de esa manera,... y la vdd no c akien vaia dedikado, pero es exelente... ps weno niño, sigue escribiendo asi ok.. te kiero... sopres n_n ^^

Baroc dijo...

Hola Ivan, me ha gustado mucho la fabula pero si yo fuese el sirviente me lo hubiese montado mucho mejor jejeje... Un saludo desde España