martes, 21 de octubre de 2008

Mi sociedad

Despues de decadas de no publicar nada en mi blog y estando consciente de que es muy probable que nadie lea esto salvo una o dos personas, me animo a escribir esta anecdota levemente reciente, originalmente este relato nacio de mi cabeza gracias a un trabajo que tenia que entregar en la universidad, el trabajo se trataba de describir la cosa mas me disgustan de la sociedad en la que vivo y que haria para resolverlos, solo transcribo el relato, las soluciones al igual que el enfoque del problema depende de quien lo lee, como piensa y como lo interpreta, quiero denotar que lo mas me molesta es la apatia que describo como narrador y primera persona, pienso yo que la apatia es el motor de las cosas que estan descompuestas en la sociedad en la que vivo.

El despertador con su intermitente y molesto sonido en complicidad con lo lejos que esta de mi cama, me levantaron para empezar el día, eran las 7 am de un viernes, ese día tenia que hacer un encargo al otro lado de la ciudad y como algún idiota me choco el carro emprendí el paseo de una hora en el metro, odio usar el transporte publico por distintas razones, sobre todo por las horas pico que era justamente la hora en que debía salir, llegue a la estación que con suerte estaba vacía, no tuve problema en conseguir asiento, el recorrido era de la primera estación hasta la ultima, con música ambientando el viaje y el vagón desierto se movió el tren.

De poco a mucho se lleno el tren, con toda la gama de personas que se puede uno encontrar en esta ciudad, los estudiantes que decidieron tomarse el día, la chica escotada, el empleado que viste traje, una madre con sus hijos, el vigilante de alguna empresa que al parecer recién termino su turno y una anciana que regresa de hacer las compras, entre otros que no resaltaron tanto y yo con mis ojos que vigilan escondidos detrás de una aparente somnolencia.

El viaje prosigue y a pesar de que el tren esta repleto a los estudiantes parece no importarles y temerosos y emocionados sacan de la mochila una revista no apta para los hijos de aquella ama de casa que iba enseguida de ellos, cual es mi sorpresa al ver que el ama de casa se da cuenta de aquel prohibido magazine y lejos de alejarse se acomoda y sus pequeños hijos ponen igual o mas atención que aquellos pubertos estudiantes. ¿Que le pasa a esa mujer?, ¿que no le importa la impresión que podría provocar aquella revista en las impresionables mentes de sus hijos?, ¡pero que mujer tan irresponsable!, ¡ella sabe lo que pasa y no le importa! y ¿que carajos les pasa a esos tipos del magazine?, son pubertos no idiotas para permitir que unos niños los acompañen a través de aquellas paginas!, inaceptable, ¿como se atreven?.

Mis ojo no quieren ver mas; desvió la mirada hacia aquella chica de escote pronunciado, el tipo que viste un traje elegante se movió de lugar y esta mas cerca de ella, bajo la escusa de que alguien le empuja no desaprovecha oportunidad para frotarse con ella, una y otra ves. Un claro codazo por parte de ella trata de disuadir los ánimos del tipo, un mal intento con peores resultados, con renovadas ganas y mayor descaro toquetea a la chica. Una palabra cruza por mi mente: chacal. Chacal disfrazado en un traje, ¿por que nadie le da un buen golpe para que deje de joder?, ¿por que ella no se mueve?, ¿por que todos parecen estar bien con ese comportamiento?.

Intolerable. Vuelvo la mirada, el vigilante nocturno se ve tan cansado, al parecer se merece un justo descanso, su posición esta encorbada, sus pies le exigen un descanso, sus manos, ¡sus manos!, ¿que demonios hace?, ¡no te robes esa cartera!, ¡no es tuya! ¡esa persona también trabaja muy duro (espero) para tener esos pocos pesos en la cartera!, ¡basta!.

Mis ojos no quieren ver mas, nuevamente volteo la mirada. Aquella anciana que viene con las compras esta enseguida de mi, se ven los golpes que le ha dado la vida en los ojos, unos ojos tristes, acabados y con una extraña fortaleza que no le permite mas que cargar a duras penas sus bolsas de plástico con algunos víveres, mi mente empieza a divagar, ¿por que tiene que venir ella sola soportando este tipo de cosas en el metro?, quizás se quedo sola, quizás no tiene mas que la humilde pensión que le dejo su ahora difunto marido, quizás tuvo la penuria de ver morir a su hijo, quizás la vida fue tan dura que es probable que este completamente sola... ¿y ese quien es?. Un hombre de unos 40 se acerca a ella mientras carga con otra bolsa de plástico parecida a las otras, que gusto, estoy completamente equivocado no esta sola, cuando menos lo tiene a él, seguro que aligera la vida y la carga.

- Oiga ma', es que fijese que me encontré a mi compa y ps quiere que vallamos por unas guamas mas al rato, ¿como ve?, epresteme unos pesitos.
- No muchacho, ya nomas tengo lo las medicinas de tu hermana.
- ¡Andele jefa!, nomas quiero unos 100 pesitos.
- No puedo mijo - me sorprende la sincera frustracion en la vez de ella - de veras, tu 'manita se va a poner muy mala si no le compro su medicina.
- ¡Mi hermana!, ¡mi hermana!, todo se las a esa, ¡yo también soy tu hijo!, ¡yo también necesito!.
- Perdoname mijo, yo te prometo que después le doy el dinero pero ahora no puedo, no aguantaria perder otro hijo - no estaba tan equivocado - .
- ¡Ps si no me das la feria orita mismo va a ser como si perdieras otro!, si no me emprestas la lana... !sabrás de mi en las noticias de mañana!
- ¡Hijo!, no mijo ya no hagas cosas malas, ¡la otra ves tuviste 2 meses en el bote!
- ¡Ps me aviento otros cuatro si me emprestas la lana!
- Pero mijo - casi con la voz rota - tu 'manita necesita su medicina, ¡por favor!
- ¡Nada! ¡dame el dinero!

Y sin mas le arrebata el monedero saca algunas monedas y arroja al suelo el monedero...

¿Por que Dios mio?, ¿que hicimos para poder comportarnos así?. Que sociedad tan asquerosa, ¿que nos pasa México?, todo esta podrido, desde la infancia se contamina la mente, la belleza sufre por ser bella, las corbatas son el símbolo del gandalla, del que corrompe y hace trampa, los que trabajan no les alcanza y roban o matan o engañan y las personas que tienen el suficiente sentido común para seguir adelante, no están en condición para guiar a nadie y son exprimidos por lacras sociales que lejos de ayudar estorban.

¿Que se hace para acabar con esto?, ¿que necesitamos hacer para darle una vuelta de 180 al país?, ¿que?, pienso en mi cabeza una y otra vez cada pensamiento con mas rabia y mas frustracion que el anterior, me animo a levantar de nuevo la mirada, lo mas discreto que puedo, aquella anciana me mira fijamente, no tardo mucho en averiguar que quiere, quiere sentarse...


¿Que que hago?


Sigo haciendome el dormido para no perder mi lugar...

4 comentarios:

Navi dijo...

Personalmente este escrito me gusto y me disgusto al mismo tiempo, el profesor de la materia me puso un 10. Saludos.

Pedro dijo...

Navi, qué gusto saber de ti, y comprobar que te encuentras en excelente forma.
Has narrado de una forma explendida la fauna humana en la que estamos inmersos, sí, también aquí, en España. Y te has quedado muy corto, pero como tú dices, mejor no mirar, hacernos los dormidos.
Precisamente es por ahí por donde empieza el cambio, por uno mismo. Cuando lo demos todo, entonces podremos exigir a los demás... y debemos hacerlo, porque no hay otra razón para que estemos en este mundo.

Tú profesor acertó, mereces un 10, pero no te duermas en los laureles y sigue ofreciéndonos reflexiones así. Es tu granito de arena.

Un fuerte abrazo y no te demores tanto la próxima.

ipatoni dijo...

me quede impactada con esa narracion, sinceramente me indigna el tipo de situaciones en que nos encontramos inmersos en estos tiempos de las cuales somos victimas, sin embargo no podemos dejar de ser victimarios al cometer las mismas atrocidades que esas personas , somos el mal y el remedio a la vez, yo tambien me pregunto, què podemos hacer??

en fin
realmente esta de diez tu maestro no pudo darte mejor nota,

k gusto volver a leerte

kuidate

un beso

y feliz 2009!!!

Pedro dijo...

Posponiendo una cosa tras otra me cuelo el día 11 para felicitarte el nuevo año y desearte lo mejor para ti y todos los tuyos. Más vale tarde.
Espero que te encuentres bien.
Un abrazo.